SALUD E HIGIENE BUCODENTAL

Cómo mejorar nuestra higiene bucodental

irrigador dental | 0 Comentarios

cabecera higiene bucodental

Desde bien pequeños, nos han repetido muchas veces en casa que hay que cepillarse los dientes después de comer ¿verdad?, y es que el querer cuidar nuestra salud bucodental es algo que debe inculcarse desde bien pequeños para gozar de una higiene bucal y una sonrrisa perfecta.

Está claro que el motivo principal por el que deberíamos querer una boca sana, unos dientes blancos y encías bien cuidadas, es nuestra salud, pero hay que tener en cuenta algo importante y es que los tratamientos no son baratos. La realidad es que invertir en nuestro cuidado cotidianamente evitará que en un futuro se vea uno obligado a realizarse tratamientos como ortodóncias, limpiezas, implantes, coronas etc.

Reparar, sustituir o mejorar aquellas piezas dentales que no se cuidaron con el tiempo, siempre será más caro que cuidar día a día nuestra higiene dental.

La salud bucal y la higiene dental son conceptos diferentes que deben comprenderse. Referirse a la salud bucal implica que tenemos en cuenta toda nuestra boca (lengua, dientes, encías, paladar…) y toda ella se debe cuidar con esmero y entusiasmo si queremos alcanzar una perfecta salud bucal. No hacerlo puede repercutir en el estado del organismo.

La higiene dental es un concepto más explicito que se centra en los díentes y encías. Esto puede verse incluido en lo primero.

Consejos para mantener una correcta higiene bucodental:

consejos higiene bucodental

No abusar del azucal. Con esto las posibilidades de sufrir caries, gingivitis, halitosis e incluso la perdida de algúna pieza dental puede reducirse considerablemente. Reducir las bebidas azucaradas, dulces e hidratos de carbono ayudará en la mejora de nuestra salud dental. Nadie dice que no se consuman pero hay que tener un control.

Evitar los picoteos entre comidas. Normalmente después de estos actos no se tiene costumbre del cepillado y muchas veces no se tiene posibilidad de ello porque no tenemos a mano un cepillo de dientes, seda dental o un irrigador bucal portátil. También es bueno evitar el consumo de cualquier alimento justo antes de dormir, más aún si ha te has cepillado los dientes.

Como mínimo hay que lavarse los dientes 2 veces al día, una por la mañana y otra antes de acostarse. Lo recomendado es hacerlo una vez después de cada comída y hacerlo cuidadosamente, con ganas y esmero, haciendo de esta práctica una costumbre apetecible. El cepillado ideal debe durar entre 2 y 3 minutos como mínimo.

Los cepillos deben renovarse cada dos o tres meses o cuando las cerdas empiecen a desgastarse, lo mismo con los cabezales en caso de que usemos un cepillo eléctrico. Cabe mencionar que los cepillos eléctricos son más eficaces que los manuales,

Cepillo electrico + irrigador dental Philips

Cepillo eléctrico + irrigador dental Oral-B (enlaces)

♥ Es recomendable usar pastas de dientes con fúor en su fórmula para prevenir la caries. Adicionalmente usaremos enjuagues bucales a diario o como mínimo una vez antes de irnos a dormir. Cada uno de ellos tendrá en sus instrucciones los tiempos mínimos a mantener en la boca y es preferible no consumir nada hasta pasados al menos 30 minutos.

Usar el hilo dental es algo que requiere práctica pero debe tenerse muy en cuenta que un cepillado no llega a ciertos puntos interdentales y el hilo dental nos permitirá eliminar aquellos restos de comida que muchas veces permanecen incrustados. Nunca será un sustituto del cepillado y cada vez más son los que complementan estas prácticas con el uso de un irrigador dental.

No descuidar la salud de las encías yá que en ellas se reflejarán patologías como la gingivitis. Si ya sufres de cierta sensibilidad es recomendable hacer uso de un dentífrico especial y cepillos con cerdas blandas, cepillandote con suabidad y con movimientos horizontales.

NO FUMAR. Este es un consejo difícil de aplicar pero hay que saber que hacerlo disminuye la segreción de saliva que a su vez favorece la aparición de bacterias. Aparte del cancer de pulmón o de garganta, las caries y la periodontitis son riesgos que también asumimos al ser fumadores.

Acudir al dentísta al menos una vez al año. Esto no implica gastar dinero en tratamientos ni nada de eso (siempre que se siga una correcta higiene bucodental), pero si nos ayudara a estar informados, a recibir recomendaciónes personalizadas y confirmar que no tenemos ningún tipo de problema bucodental. Se recomienda al menos hacer una limpieza bucal cada 6 o 12 meses.

Inculcar a los hijos es responsabilidad de todo padre y madre. No solo se contribuye en la mejor salud bucal de nuestros seres más amados, sino que estamos directamente evitando gastos mucho mayores con tratamientos de reparación y/o sustitución de dientes que podrían haberse evitado.

Es muy recomendable cepillarse los dientes por la mañana al levantarse.

Se recomienda comer pescados, frutas y verduras verdes y disminuir el víno tinto, café, chocolates, remolacha…

 

Higiene bucal para niños y adolescentes:

higiene bucodental desde pequeños

♥ Cuando aparecen los primeros dientes (a los 6 meses aprox), es conveniente hacer uso de una gasa húmeda para limpiar la boca del bebé despues de la toma de biberón o de alimentos, sobre todo en las encías. No se debe olvidar la realización de las visitas pertinentes al odontopediatra para la comprobación de un correcto desarrollo de la dentición.

♥ En una edad más avanzada ya se puede usar el flúor. Se administrará de forma responsable según la edad que tenga nuestro/a hijo/a. Una vez adquieren la habilidad de escupir y no tragar el líquido podrémos permitir el uso de enjuages bucales.

♥ Ya en la adolescencia y debido al cambio que sufre la cavidad oral, es recomendable pasar de los cepillos y dentríficos infantiles a productos para adultos. En esta etápa de la vida es vitál el apoyo y persistencia por parte de papá y mamá para que los hábitos no se pierdan. Todos sabemos que la «edad del pavo» es muy dificil para todos… no podemos dejar que eso influya en nuestra salud bucodental.

El objetivo de una buena higiene dental es la eliminación de la placa bacteriana y los efectos nocivos en dientes y encías.

Los espacios interdentales suponen un 40% de la superficie dental. No usar seda o irrigador dental supone descuidar la higiene de casi la mitad de nuestros dientes y encías.

 

La técnica de Bass:

No es cierto cuando decimos que existe la mejor técnica de cepillado ya que dependerá directamente de la habilidad de cada uno, de la morfología de la dentición y/o las necesidades especiales de cada paciente dependiendo de si usan coronas brackets etc.

Pero de entre varias técnicas es posible resaltar la técnica de bass porque nos permite eliminar las bacterias halladas en el margen gingival. Consiste en inclinar el cepillo 45ª de forma que los filamentes mantengan un contacto con el margen diente-encía. De este modo el cepillo llega a penetrar las cerdas en el surco gingival evitando la acumulación de placa en esa zona. Se deben realizar movimientos circulares y acabado con un barrido, siempre con movimientos suaves y controlando la presión que ejercemos.

La limpieza lingual es la gran descuidada y no debería. A día de hoy existen raspadores linguales especiales para este trabajo. Se realiza con movimientos de atrás hacia adelante eliminando restos, mucosidades, células descamadas y bacterias.

 

Utilizar un irrigador bucal:

irrigador dental para higiene bucodental

Consiste en aplicar un chorro de agua o colutorio directamente a los dientes y encías ayudando la eliminación de bacterias en cientes, encías y lugares de difícil acceso.

Las ventajas de usar un irrigador dental son muchas (verlas aquí), y cómo deben usarse depende también de que irrigador tenemos (marca, modelo, si es de sobremesa o portátil…), un atrículo muy completo que nos cuenta como utilizarlos e incluyendo manuales de instrucciones lo podemos ver aquí.

Actualmente hay varias marcas tanto para los cepillos como para los irrigadores como pueden ser Oral-B, Panasonic, Philips, Waterpik y un largo etcétera.

La cavidad oral y la placa bacteriana:

Se trata de un ecosistema realmente muy diverso donde pueden hallarse hasta 600 especies microbianas diferentes colonizando distintos hábitats. Cuando hablamos de la placa bacteriana hacemos referencia a una comunidad organizada de microorganismos que cooperan entre sí conduciendo a la creación de condiciones propicias para la existéncia de bacterias. Estas bacterias son las responsables de dos de las principales enfermedades: la periodontitis y la caries.

Periodontitis:

Se trata de una enfermedad crónica que afecta a los tejidos que rodean, sostienen y protegen los dientes de agresiones bacterianas.

La movilidad y caída de los dientes se debe a que éstos pierden el soporte que los mantiene, acontecimiento probocado por la periodontitis, siendo está la principal causa en los adultos.

Los primeros sintomas son la inflamación y el sangrado ocasional de las encías, siendo en esos primeros indicios cuando se debe consultar a un profesional para prevenir la enfermedad. La supuración, el dolor, la movilidad de los dientes, la retracción gingival y la halitosis también son sintomas de la periodontitis.

Puede comenzar con enrojecimiento y sangrado de las encías (espontaneo o al cepillarse los dientes), es la señal de alerta para acudir a un profesional y evitar la progresión de la enfermedad.

Gingivitis:

Es la primera fase de la periodontitis. Consiste en la inflamación y sangrado de las encías. Prevenirla y/o tratarla a tiempo evitará malos mayores como lo es la periodontitis.

La Gingivitis es ocasionada principalmente por la acumulación de placa bacteriana y evitarlo es tan sencillo como mantener una correcta higiene bucodental siguiendo los consejos de este artículo, de otros no reflejados en éste y sobre todo acudiendo al menos una vez al año a nuestro dentista y siguendo sus recomendaciones.

Caries:

Se trata de una necrosis o lo que es lo mismo, una destrucción de los tejidos duros que afecta principalmente a los dientes. Se debe a la desmineralización que probocan los ácidos acumulados por la placa bacteriana. Podemos distinguir entre dos tipos:

  • Caries coronal: Como su nombre indica, se inicia en la corona y su avance seguiría una dirección descendiente pudiendo llegar a la dentina radicular.
  • Caries radicular: A diferencia de la anterior, esta se inicia en los laterales llegando a estar en contacto con las encías. Con su avance hacia el interior del diente también puede llegar a la dentina radicular. Es más frecuente en ancianos.

Realizar enjuagues bucales ayudan a conseguir una higiene bucal completa, reduciendo eficazmente el biofilm oral (placa bacteriana) y proporcionando el máximo frescor.

¿Necesitamos un blanqueamiento dental?

blanqueamiento dental

El oscurecimiento de los dientes puede ser por naturaleza intrínseca o extrínseca. Las primeras son provocadas por la etápa de formación del diente (manchas y coloraciones congénitas, envejecimiento del diente, colpes y fractuas), mientras que las segundas son provocadas por el consumo de alimentos con un contenido de pigmentos muy alto (té, café o tabaco).

Para las personas que tienen un alta sensibilidad en los dientes NO se recomienda un blanqueamiento dental porque el proceso puede incluso aumentar la sensibilidad e incomodar al paciente en su vida diaria.

Dependiendo del tratamiento y de la clínica que lo proporciona, un blanqueamiento dental puede suponer un gasto de entre 200 y 500 euros. Sin embargo no sería necesario realizar esos tratamientos tan amenudo si a diario se mantiene una correcta limpieza dental mediante el cepillado (a poder ser eléctrico) convinado con la irrigación bucal.

Ver un listado de irrigadores baratos

Ver un listado de irrigadores recomendados

Oral-B dispone de estaciones de limpieza bucodental que incluyen cepillo e irrigador, con sus correspondientes boquillas de repuesto.

Recordamos la importancia de invertir en la limpieza dental cotidiana para evitar gastos mayores en reparaciónes y/o sustituciones en un futuro.

Estetica gingival:

Todo el mundo se obsesiona con tener unos dientes blancos, una dentadura perfecta y una sonrisa deslumbrante. ¿Y las encías que? También afectan muchisimo en el aspecto de una sonrisa y su salud influyen directamente en la salud de nuestros dientes.

La forma de la encía depende de causas genéticas pero se puede ver afectada por enfermedades periodontales. La inflamación, el sangrado, el color… hacen que el aspecto de nuestras encías carezca de la perfección que tanto nos obsesiona en nuestra sonrisa. Así que también nos toca cuidarla con la misma importancia que los dientes.

3 consejos para tener unos dientes blancos de forma natural:

carbon-activado-higiene-bucodental

Usando carbón activo:

Se trata de una sustancia que es absorbente. Elimina toxinas adheridas sobretodo cuando se toma después del consumo de alimentos, antes de que pasen 30 minutos. No debe ser ingerido con regularidad porque puede causar estreñimiento y bloqueo de absorción de otros minerales. Se puede tomar en polvo o en cápsulas.

Previene la caries y mata bacterias nocivas que dañan la dentadura y favorecen el blanqueamiento dental. Se aplica frotando el cepillo húmedo contra el carbon y aplicandolo directamente a la dentadura. Luego se escupe y se enjuaga la boca.

Hay que confirmar que no proviene del petróleo y se trata de carbón activo de fuentes de madera o coco.

Jugo de limón con bicarbonato:

Mezclando un poco de bicarbonato con unas gotitas de limón, procedemos a seguir los pasos citados para el caso anterior. Favorece el blanqueamiento y quita manchas en los dientes.

Cáscara de plátano:

Dispone de un compuesto químico que también ayuda al blanqueamiento dental si el proceso se lleva a cabo diariamente. Consiste en frotarse la cáscara soobre los dientes aproximadamente un par de minutos despues del cepillado.

Alimentos que favorecen la higiene bucodental:

queso-favorece-higiene-bucodental

  • Té: Gracias a los polifenoles que contienen los tés verde y negros, controlan el desarrollo de las bacterias asociadas con la caries y la gingivitis. Un Estudio llevado a cabo por la Universidad de Illinois demostró que aquellas personas que enjuagaban su boca con té en lugar de con agua, tenían menos placa bacteriana. (No es lo mismo que hacer un consumo abusivo el cual perjudica el blanqueamiento dental).
  • Queso: También ayuda a neutralizar la acided de la plaza, sobre todo los quesos tipo cheddar. El mismo estudio demosotro mediente la medicion del pH bucal de tres grupos de adolescentes lo siguiente: Un grupo comia queso, otro comía yogurt sin azúcar y otro leche entera, despueés de comer alimentos. Pasados 10, 20 y 30 minutos los investigadores midieron el pH y confirmaron que el grupo que comía queso tenía menos ácido despues de cada intervalo.
  • Alimentos crujientes: Una investigadora de la Universidad de Illinois (Christine D. Wu), nos explica que al masticar alteramos la placa dental y eso nos sirve como mecanismo de limpieza. Estaríamos hablando, por ejemplo, de manzanas, zanahorias, pepinos…

En general todos aquellos ricos en vitaminas, calcio y con altos niveles de fósforo ayudan a mantener el esmalte dental sano y fuerte. Así mismo, masticar chicle sin azucar incrementa la secreción de saliva y ayuda a limpiar la boca. Además la sacarosa que contienen los chicles sin azúcar impiden a la bacteria producir placa.

A continuación, algunos de nuestros artículos relacionados con la irrigación dental como complemento al cepillado y que favorecen sin duda alguna nuestra higiene bucodental:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This

Compartir la información es un bien común

Si crees que esta información podría serle útil a alguien, compartelo con esa persona y quizá mejore su salud bucal gracias a ti.